• LinkedIn Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

​​​​© 2015 Sotavento Consultores SL. Todos los derechos reservados.

Partners:

Ebury Divisas
Please reload

Más artículos

¿Causa el terrorismo efectos negativos en las Bolsas en el corto plazo?

25/11/2015

 

Tras los recientes atentados del viernes pasado en París, queremos hacer una reflexión sobre los efectos directos que causa este tipo de situaciones sobre las bolsas en el mundo Occidental.

 

Antes de nada, vamos a recordar que la cifra de víctimas del 11S fue, con diferencia, la más grande de los ataques terroristas de este siglo: En Nueva York, ese 11 de septiembre de 2001 murieron 2996 personas como consecuencia del ataque y además hubo más de 6000 heridos. El siguiente más fuerte fue el de Madrid del 11 de marzo de 2004 con 193 muertos y 1858 heridos. El de París del 13 de noviembre de 2015, ha sido el tercero que según un balance ofrecido por EFE ha dejado 139 muertos y 352 heridos de los cuales 96 fueron de gravedad. Por último, los ataques de Londres del 7 de julio de 2005 trajeron 52 muertos y 700 heridos.

 

La inseguridad y desconfianza que genera el terrorismo afecta principalmente a determinados sectores, como es el turismo y fomentando la huida de la inversión hacia los llamados “valores refugio”.

 

Estudiaremos diversos factores que pueden verse afectados por este tipo de actos terroristas, y si su relevancia y duración son cortoplacistas. Para ello, analizaremos los principales indicadores económicos que fueron afectados por el atentado terrorista más grande de la historia: el 11 de septiembre de 2001, para sacar conclusiones sobre lo que podría ocurrir en Europa tras los recientes acontecimientos.

 

Para empezar, nos fijaremos en el impacto que tuvo en bolsa. El 11 de septiembre de 2011, las bolsas de valores no abrieron y permanecieron cerradas 6 días, hasta el 17 de dicho mes. En cuanto volvió a abrirse, el Dow Jones Industrial cayó 684 puntos, lo que supone un 7.1%, lo que marcó un récord de caída en una sola sesión. Para el final de la semana, el DJIA había caído 1,369.7 puntos (14.3%), que hasta ese momento fue la mayor caída semanal de la historia. El valor de esa caída en dólares fue de $1.4 billones en una semana. Ahora bien, como podemos ver en el gráfico, que incluye también la cotización del SP500, en dos semanas y media se había recuperado casi un 75% del valor de la caída.

 

También tenemos el PIB mensual de los Estados Unidos como factor que se vio afectado. Lógicamente, en la ciudad de Nueva York hubo muchos negocios que cerraron y la inestabilidad y el Estado de Alarma hicieron que al menos durante un tiempo la economía se encontrara paralizada. Como podemos ver en la gráfica, con los datos extraídos del Banco Mundial, el PIB en septiembre cayó de los $15.7 billones a $15.59.

Por otro lado, la situación producida por el atentado afectó de forma directa a la balanza comercial, disminuyendo tanto las importaciones como, en mayor medida, a las exportaciones. Como podemos ver en la tabla que sigue (los datos provienen del United States Census Bureau – www.census.gov), septiembre fue sin duda el mes del año que sufrió la bajada más importante en cuanto a las exportaciones, con un -7.66% con respecto al mes anterior, aunque las importaciones bajaron también, con una caída del -3,08. Salvo por enero, fue el peor resultado de la balanza comercial del año.

 

Por otro lado, y como era de prever, el número de empleados descendió también. Los datos siguientes proceden del Bureau of Labor Statistics y son cifras de aumento/disminución del paro en miles. Podemos ver que desde septiembre la tendencia fue un aumento claro del paro.

 

Otro de los factores fundamentales que afectaron fueron los vuelos. El espacio aéreo norteamericano estuvo cerrado durante varios días después de los ataques y el transporte aéreo disminuyó después de su reapertura, lo que llevó a una reducción de casi el 20% de la capacidad, exacerbando los ya existentes problemas financieros en dicha industria, que podemos ver en el gráfico siguiente, que es una comparativa entre Delta Airlines, Southwest Airlines y United Airlines.

También tenemos que analizar el Oro y cómo evolucionó su precio en septiembre. Se situaba en un precio de $365,27 en agosto, y subió a los $378.37 en septiembre. Esto supone una subida del 3.58%, es decir, es muy probable que los inversores lo buscaran como valor refugio.

 

Por otro lado, igual que el Oro, los bonos son también un valor refugio, así que vamos a ver qué hizo el precio del bono alemán a 10 años. La compra de bonos hace que su precio aumente y consecuentemente, su rentabilidad disminuya. De ofrecer una rentabilidad de 4,81% en septiembre, acabó octubre ofreciendo 4,60% y en noviembre un 4,45%. Es decir, muchos inversores llevaron su dinero a estos productos.

En relación con lo anterior, un efecto similar sucedió con los bonos del propio bono americano, que el 10 de septiembre de 2001 la rentabilidad era de 4,84% y para el día 13 estaba en 4,64% (un 4,3%) terminando el mes en 4,60, y bajando hasta 4,22 en noviembre.

 

Por ahora, de todos estos indicadores, no parece que el primero de ellos, que es el único que podemos analizar por ahora se haya visto afectado de la misma manera que en Estados Unidos. Este es el principal indicador de la bolsa francesa, el CAC 40.  El atentado se produjo el viernes 13, después de haber cerrado la bolsa. Era presumible que el lunes, movidos por el pánico, muchos inversores vendieran sus activos en renta variable. Pues no sólo no fue así, sino que hubo una subida del 1%. Los franceses salieron en las televisiones diciendo que harían vida normal y que no iban a dejar que un suceso como aquel desmembrara a la sociedad. Eso fue lo que se reflejó en dicha sesión en la bolsa. El martes la subida fue aún más impresionante, de un 2,62%.

 

Frente a lo que el mercado pudiera esperar, la conclusión a la que llegamos desde Sotavento Consultores es que si la sociedad y las naciones permanecen unidas y la confianza en el sector financiero se mantiene, los efectos de los ataques terroristas no tienen por qué perjudicar a la economía en el corto plazo. Francia está siendo un ejemplo de unidad y patriotismo; la solidaridad internacional refuerza la idea de que en un mundo globalizado, la libertad prevalecerá frente al fanatismo radical.

 

Felipe Moreno

Socio Director

Sotavento Consultores

 

Este artículo no constituye ningún tipo de asesoramiento sobre inversiones. Ha sido elaborado por Sotavento Consultores SLU. No contiene ni una oferta, ni una propuesta para una transacción sobre ningún instrumento financiero, sino un análisis de los mercados. Sotavento Consultores no acepta responsabilidad alguna por ningún uso que el destinatario de esto artículo pueda hacer de estos comentarios ni de las consecuencias que puedan derivar de dicho uso. No se garantiza la exactitud ni la completitud de la información. Por consiguiente, cualquier persona que actúe guiada por este artículo lo hace enteramente bajo su propio riesgo. La opinión proporcionada no está personalizada ni relacionada con ningún objetivo específico de inversiones, ni con ninguna situación financiera, ni las necesidades de ninguna persona física que pueda recibirla. No se ha elaborado de acuerdo a los requisitos legales designados para proporcionar la independencia de los análisis/informes de inversión y, por tanto, se considera una comunicación publicitaria.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Tags
Please reload

Archivo