• LinkedIn Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

​​​​© 2015 Sotavento Consultores SL. Todos los derechos reservados.

Partners:

Ebury Divisas
Please reload

Más artículos

¿Burros o elefantes en la Casa Blanca?

Esta es una de las principales preguntas que se plantea actualmente el sector financiero. Saber quién será el nuevo inquilino de la Casa Blanca podría significar un gran acierto a la hora de tomar decisiones de inversión tanto a medio como a corto plazo.

 

Por un lado nos encontramos con la aspirante al partido Demócrata, Hillary Diane Rodham Clinton, que cuenta con experiencia en política desde 1979. Sus propuestas, entre las que se incluyen la lucha por la igualdad de la mujer, subida del salario mínimo ante la creciente desigualdad de ingresos, mayor asistencia social y regulación de la inmigración, son propuestas incluso más “agresivas” que las de su predecesor, Barack Hussein Obama.

 

Por otro lado tenemos a Donald Trump, aspirante del partido Republicano, empresario multimillonario y estrella televisiva, pero “novato” en política, cuyas propuestas son mucho más radicales. No es tarea fácil responder a la pregunta que titula este artículo, pero basándonos en experiencias pasadas podemos al menos estimar qué aspirante tendría un efecto más positivo sobre los mercados financieros tras las elecciones del 8 de noviembre.

 

Si analizamos cómo se ha comportado el S&P 500 en las diferentes legislaturas desde 1990 en EEUU, llegamos a la conclusión de que, para el principal índice norteamericano, un presidente demócrata es mejor, en términos generales, que uno republicano. De hecho, a lo largo de la historia, bajo un gobierno demócrata el rendimiento anual del S&P500 ha sido de un 7,09%, mientras que con uno republicano ha sido de un 2,98% anual.

 

Llegados a este punto, creo que es importante destacar que EEUU, principal potencia económica mundial, no cuenta ni siquiera con un partido que en España tildaríamos de “socialista” y donde está prohibido el comunismo. Lo que está claro es que, salga quien salga elegido, seguirán existiendo oportunidades de inversión.

 

En mi opinión, con la victoria de Donald Trump podríamos ver un aumento en el precio de las acciones de compañías de defensa, protección de datos y tecnología, dado que su política económica está dirigida a defender y potenciar el “made in america”, a través de un aumento del control de la inmigración y políticas proteccionistas.

 

Una victoria de Hillary, potenciaría a las compañías armamentísticas, teniendo en cuenta su firme apoyo en la Guerra de Irak, y su conocida intención de expansión. Además, algunas de sus medidas con respecto a la salud, y el apoyo y financiación en el desarrollo de vacunas, equipo médico… que tradicionalmente han ido asociadas a su partido, provocarían revalorizaciones en compañías del sector bio-farmacéutico. Además su promesa de convertir a Estados Unidos en el mayor productor de energía limpia del siglo XXI podría provocar también un aumento en empresas de dicho sector.

 

A cinco meses de las elecciones, aunque es pronto para decantarse por uno de los dos candidatos, creo que “los burros” tomarán el poder en la Casa Blanca y por tanto será más probable que veamos subidas en el mercado americano tras las elecciones de noviembre.

 

David Pérez-Vega

Sotavento Consultores

Colaborador

 

Este artículo no constituye ningún tipo de asesoramiento sobre inversiones. Ha sido elaborado por Sotavento Consultores SLU. No contiene ni una oferta, ni una propuesta para una transacción sobre ningún instrumento financiero, sino un análisis de los mercados. Sotavento Consultores no acepta responsabilidad alguna por ningún uso que el destinatario de esto artículo pueda hacer de estos comentarios ni de las consecuencias que puedan derivar de dicho uso. No se garantiza la exactitud ni la completitud de la información. Por consiguiente, cualquier persona que actúe guiada por este artículo lo hace enteramente bajo su propio riesgo. La opinión proporcionada no está personalizada ni relacionada con ningún objetivo específico de inversiones, ni con ninguna situación financiera, ni las necesidades de ninguna persona física que pueda recibirla. No se ha elaborado de acuerdo a los requisitos legales designados para proporcionar la independencia de los análisis/informes de inversión y, por tanto, se considera una comunicación publicitaria.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Tags
Please reload

Archivo